“Era como si me hubieran puesto una bomba atómica en el corazón”: Cecilia Bolocco sobre el proceso médico que atravesó con su hijo Máximo

0
215

Cecilia Bolocco realizó una profunda reflexión sobre la difícil experiencia vital que supuso la enfermedad de su hijo Máximo.

La vida de la ex Miss Universo Cecilia Bolocco se tornó muy difícil a partir de noviembre del 2018, mes en que le diagnosticaron un tumor cerebral a su hijo Máximo.

La modelo reflexionó profundamente sobre este complicado acontecimiento en su vida en el programa “Vida con sentido” conducido por el antropólogo Peter Wild.

“Es la experiencia más difícil, compleja, dura, desgarradora y al mismo tiempo la más bella y hermosa de mi vida. Es por eso que he querido compartirla, porque creo que debiésemos, en medio del dolor y la angustia que muchas veces aparece en nuestras vidas, aprender a vivir feliz, a vivir agradecidos, no a sobrevivir sino a sacar lo mejor de la experiencia. Con ese ánimo lo he querido compartir”, comenzó diciendo.

Luego señaló “Así como hacías ese relato de un pez que está en el agua y no tiene conciencia de una realidad distinta, su realidad está diseñada para experimentarla en el agua, cuando lo sacan del agua muere. Pero agoniza primero y en esa agonía se da cuenta del valor que tenía vivir en ese estado tan perfecto que era el agua para él. Yo morí cuando pasó lo de Máximo. Sentí que definitivamente era tan desgarrador, la angustia. Era como si me hubieran puesto una bomba atómica en el corazón y me hubiese explotado desde adentro hacia afuera, pulverizándome”.

VER TAMBIÉN – Cecilia Bolocco confesó detalles sobre el año más difícil de su vida: “Tenía miedo”

Así resaltó que la perspectiva de vida cambia cuando atraviesas por una experiencia tan desgarradora: “Después de esa experiencia espantosa, de ese transitar por esa oscuridad, porque uno cuando muere siente que se acaba todo, entras a un túnel oscuro, pero si logras atravesarlo apareces al otro lado es como si el pez no muriera y volviera a esa agua tan natural para él. Vuelve de otra manera, vuelve tan agradecido, vuelve de una manera tanto más grandiosa, con una conciencia distinta, con una apreciación de lo que tiene que antes no existía. Entonces, hace tu vida mucho más valiosa y la hace significativa”.

En este mismo sentido, indicó “Para mi esta experiencia fue la más desgarradora y la más dura, porque Máximo siempre ha sido la razón de mi existencia, de mi vivir, mi único hijo… siempre hemos sido una dupla inseparable. Era tan difícil imaginar que mi hijo podía fallecer. Era tan desgarrador, era tan tremendo. Pero al mismo tiempo, cuando uno ingresa a ese dolor y no emite resistencia, deja que la vida siga su curso porque uno no es nadie para detenerla, no se puede tampoco. Y cuando lo enfrentas y eres capaz de atravesar ese túnel y llegas al otro lado, te das cuenta que ha sido un regalo”.

A continuación reveló que “Yo creo que uno tiene que morir. Si uno se resiste, uno se lamenta y sigue viviendo medio muerto y resistiéndose a ese proceso de cambios que te lo dictan desde arriba, de una inteligencia universal que es inalterable y es imposible de detener… si no te rindes, no lo asumes, no logras hacer esa transición… Afortunadamente me tomó en un proceso particular, porque llevo tantos años trabajando en el ámbito de la espiritualidad, de entender porqué uno está aquí, de trabajar por el otro, tener una conciencia mayor… Tenía herramientas”.

Además aseveró que fue “muy doloroso ver cómo él se empezaba a desgastar, porque Máximo en la primera quimio perdió 7 kilos. Su pelo, sus cejas, sus pestañas… era huesitos. Era un huesito mi niño y una sonrisa de oreja a oreja y yo también porque lo tenía a mi lado”.

Redacción GossipChile y fuente RadioAgricultura

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí