La caída del Mercado Central: antes casa de turistas… hoy sus mesas están vacías

0
424

Ante tanta inseguridad del sector, la sobrepoblación de vendedores ambulantes y, principalmente, el Estallido Social —seguido por la pandemia—, los locatarios aseguran que este Monumento Nacional dejó de ser sinónimo de fiesta y de reunir a los turistas. Por el contrario, cada vez está más vacío y sus propios dueños se plantean bajar la cortina.

Anteriormente, el Mercado Central parecía ser un destino obligado para todo quien pisara las calles de la capital por primera vez.

Ubicado a unas pocas cuadras del casco histórico, entre las calles Ismael Valdés Vergara, 21 de Mayo, San Pablo y Puente, reconocido por la oferta de pescados, mariscos y el ambiente festivo que le imprimían sus propios locatarios, era advertido como un sitio atractivo para turistas.

El lugar ideal para quienes quisieran probar las preparaciones más frescas del mar y, por cierto, un clásico para los que deseaban recomponer energías después de unas horas de juerga.

Ver también: Arturo Ruiz-Tagle manifiesta su apoyo al Rechazo: “¡No voy a permitir que me digan que soy de derecha!”

Y es que en 2001, sirvió como escenario para la grabación de una de las ficciones más reputadas que ofreciera la televisión local, Amores de mercado de Televisión Nacional de Chile.

Para junio de 2012 la revista National Geographic ubicó al Mercado Central en el top five de mercados a nivel mundial, sólo superado por los de Toronto, Nueva York, Santa Lucía y Belém en Brasil.

“Este lugar típico reúne una serie de características que lo hacen llamativo para el turista, el que encuentra una exquisita gastronomía con platos que aún siguen conservando la identidad local”, decía en ese minuto el Director Nacional de Sernatur (S), Daniel Pardo.

Foto cortesía

Para entonces, el recinto, declarado Monumento Histórico en 1984, contaba con más de 241 locales divididos entre pescaderías, puestos artesanales, carnicerías, queserías, abarrotes, botillerías y panaderías. Se calculaba que trabajaban más de 800 personas y se la pasaba colmado de gente.

Sin embargo, en la actualidad no es así. Donde antes había que reservar para alcanzar un lugar, hoy se distinguen varios claros, mesas vacías, locales a puertas cerradas —se estima que sólo hay un 70% de los puestos abiertos— y muchos de los garzones debieron sumar a su rutina el perseguir a potenciales consumidores para casi que tomarlos del brazo y convencerles de sentarse. Parece ser la única forma.

Los locatarios enumeran algunos de los motivos que propiciaron este triste pasar.

Y en primer lugar, coinciden, se ubica la inseguridad: la entrada por Puente, que alguna vez fue su principal fuente de visitantes, resulta cada vez más inaccesible. Por los lanzazos y la sobrepoblación de vendedores ambulantes, la gente ya no quiere pasar por allí. Lo evitan.

De hecho, según datos que recogió La Tercera, en el cuadrante donde se ubica el Mercado Central, se han perpetrado 1.541 delitos hasta este mes de agosto. Es decir, un 96% más que en el 2021 a la fecha.

En segundo lugar, denuncian que es prácticamente imposible competir contra la venta de comida callejera.

Foto Cortesìa

Además de que son decenas los que se ubican a unos pocos metros del monumento, se trata de productos que no pasan por normas de higienes. Nadie los obliga a ello.

Marco Morgado, empresario del mercado, lo explicó así: “Si viene la Seremi y tengo una baldosa quebrada, me hacen un sumario y me sacan un parte. Pero afuera venden lo que quieren, con toda tranquilidad y sin ninguna medida sanitaria”.

Finalmente, otro punto a considerar, dicen, y tal vez el más decisivo, fue el comienzo de la crisis, con el Estallido Social en octubre de 2019.

“Tuvimos que cerrar varias veces. En una ocasión nos trataron de destrozar las terrazas, tuvimos que entrar todo”, explicó uno de los locatarios en relación a algunos actos vandálicos que se realizaron en medio de las protestas.

Foto Cortesìa

Desde entonces, el declive ha sido evidente y sostenido, entre otras razones, por la pandemia mundial que afectó también al país y sobre todo a su comercio un año más tarde. Pasaron de cerrar una semana… a cerrar siete meses. Fue una especie de knockout.

O eso reclaman: “La alcaldesa Irací Hassler nunca nos ha dado la instancia. Queremos que nos escuche y se ponga en nuestra posición”, exigió Augusto Vásquez, uno de los locatarios.

Redacción GossipChile. Con información de La Cuarta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí